No hay comentarios

10 cosas que debes tener en cuenta al alquilar una casa o apartamento

Alquilar una casa o apartamento ciertamente tiene una gran cantidad de ventajas.

Para empezar, un inquilino no tienen que preocuparse por hacer mejoras y reformas necesarias en la propiedad disponible. Tampoco es responsable de pagar los impuestos, gastos de administración y otros gastos añadidos a la propiedad.

En general, quienes viven en término de alquiler tienen la opción de recoger sus cosas y mudarse al final del plazo de arrendamiento, lo que ofrece gran flexibilidad a la hora de cambiar de hogar. Sin embargo, el arrendatario debe tener en cuenta algunas obligaciones y responsabilidades al tomar una casa o apartamento en alquiler, por lo tanto, aquí compartimos algunas de las cosas que se deben tener en cuenta:

1. Investigar el vecindario antes de mudarse: Antes de comprometerse a alquilar, es preciso asegurarse que el vecindario donde se va a vivir sea un lugar seguro y conveniente para vivir. Además de las tasas de criminalidad, recomendamos buscar servicios locales como restaurantes, supermercados, estaciones de servicio, opciones de transporte público, estacionamiento de vehículos, tiendas y gimnasios.

2. Leer atentamente los términos del contrato de arrendamiento: Antes de firmar un contrato de arrendamiento, es necesario leerlo primero con mucha atención. No es una mala idea también recibir una adecuada asesoría inmobiliaria a cargo de un profesional agente en bienes raíces que pueda revisar de que todo esté bajo los términos del contrato. Ciertas reglas y cláusulas se deben examinar, entre ellas las políticas sobre tenencia de mascotas, expectativas de mantenimiento, cuándo y cómo pagar el alquiler, y pautas para la culminación del contrato de arrendamiento. También debe leer todas las reglas con respecto a la devolución de un depósito de seguridad y el subarriendo de la propiedad, de ser esto necesario.

3. Inspeccionar la propiedad rigurosamente: Antes de mudarse a una casa o apartamento de alquiler hay que documentar todos los daños preexistentes en la propiedad. Es recomendable tomar fotos y enviarla al arrendador días antes de la mudanza. También se le puede solicitar al propietario una lista de verificación de la propiedad. Esta lista incluye características específicas que el arrendador examinará antes y después de su partida para evaluar el daño causado a la propiedad. Es importante realizarla porque protege al inquilino de tener que pagar por los daños que ya estaban presentes.

4. Buscar el respaldo de una aseguradora: Nunca se sabe lo que puede pasar al mudarse a una nueva casa. Incluso una propiedad en la parte más segura de la ciudad puede experimentar percances inesperados. Desde desastres naturales, como un incendio hasta robos y otros desafortunados eventos pueden ocurrir con bastante frecuencia. Lo mejor es estar preparados para cualquier situación inesperada invirtiendo en un seguro de alquiler de propiedades.

5. Configuración del pago del valor de arrendamiento: Para no pagar la renta tarde u olvidar pagarla por completo, es bueno cuadrar los días de pago. Si el arrendador acepta el pago mediante transferencia bancaria en línea, es preciso configurar pagos automáticos mensuales o transferencias de dinero a la cuenta del arrendador. De esta manera, no será posible olvidar pagar las responsabilidades propias de la nueva o apartamento. Si el arrendador no acepta pagos automáticos en línea y prefiere que el dinero se envíe de la manera tradicional, es preciso entonces establecer ciertos recordatorios en el calendario mensual.

6. Estar al día con el mantenimiento de la propiedad: Si un artículo se rompe o se daña dentro de la propiedad, es tiempo de contactar al arrendador, y ojalá sea lo antes posible. Por lo general, es responsabilidad del propietario pagar estas reparaciones, aunque es posible que el arrendatario sea el que deba buscar y programar al técnico para que visite la casa o el apartamento. Siendo este el caso, después de arreglar el artículo hay que informarle al propietario sobre el asunto en cuestión.

7. Hacer una limpieza intensiva de la propiedad: Siempre es recomendable realizar una limpieza profunda de la propiedad para el alquiler justo antes de mudarse a ella. Después de todo, nunca se sabe quién vivía en la casa o apartamento antes de ser ocupada. De hecho, ni siquiera se sabe la última vez que se limpió exhaustivamente.

8. Tener en cuenta las reglas relativas a las personalizaciones: Antes de hacer algún cambio puntual o drástico, definitivamente se debe hablar con el propietario acerca de todas y cada una de las personalizaciones que se desean realizar en la propiedad. De hecho, si las personalizaciones son imprescindibles, le recomendamos discutir esto antes de firmar el contrato de arrendamiento. Muchos propietarios están perfectamente bien con que sus inquilinos pinten las paredes, siempre y cuando ellos estén dispuestos a dejarlas como estaban. En muchos casos, el arrendador incluso está dispuesto a dividir el costo de los cambios cosméticos que pueden ayudar a mejorar la propiedad. Cualquiera sea el caso, el arrendatario siempre debe tener la aprobación de su arrendador por escrito, antes de realizar cualquier cambio.

9. Establecer una relación cordial con el propietario: No es necesario ser el mejor amigo del arrendador, pero al menos se debe intentar tener una relación civil y respetuosa. Esto no solo fomentará la comunicación sobre problemas con la propiedad, sino que también hará que el propietario esté más dispuesto a ayudar cuando sea requerido (casos puntuales como si se necesita romper un contrato de arrendamiento antes de tiempo o encontrar un subarrendador por un corto período de tiempo). Tener una buena relación con el propietario puede ser muy útil para que la experiencia de alquiler sea positiva.

10. Solicitar la devolución del depósito de seguridad al finalizar el contrato: De haber sido requerido, no se puede olvidar solicitar la devolución del depósito de seguridad al terminar el contrato. Si bien los propietarios generalmente deben devolver este depósito dentro de un cierto número de días, justo después de revisar los posibles daños a la propiedad, aunque a menudo se olvidan o se retrasan con la logística. Para acelerar el proceso, es mejor tomar la iniciativa y agendar un recorrido por la propiedad con el arrendador días antes de mudarse de ella. De esta manera, las dos partes pueden evaluar todos los daños presentes. Si el propietario encuentra daños a la propiedad, es posible que pueda negociar la cantidad del depósito para reparaciones.

Comentarios (0)