No hay comentarios

Factores que debes considerar al comprar una propiedad de inversión

Comprar una propiedad de inversión puede ser una decisión financiera muy inteligente.

Si lo haces bien, puedes obtener un importante beneficio a través de ingresos pasivos, exenciones de impuestos y ganancias de capital. Pero un gran retorno de tu inversión no es una garantía: debes pensar estratégicamente al elegir y comprar una propiedad de inversión que esté de acuerdo con las tendencias del mercado y las pautas generales que determinan si tu inversión está preparada para tener éxito.

Si es la primera vez que te aventuras en el mundo de las inversiones inmobiliarias, entonces es normal que te sientas un poco abrumado por el proceso. Hay mucho que considerar, y también hay mucho en juego. Ya sea que estés planeando comprar una propiedad de alquiler para vacaciones, un apartamento en la ciudad para alquilar a largo plazo, una propiedad de inversión comercial o algún otro tipo de inversión inmobiliaria, es preciso tener claridad y mucha comprensión sobre el tema, para así hacer una buena compra.

De esta manera hemos preparado una guía rápida de los principales factores que debes tener en cuenta al comprar una propiedad de inversión. Estos factores son un buen punto de partida para determinar si es una buena idea realizar una inversión inmobiliaria determinada:

1. La Ubicación es Vital: Cuando se trata de inversión inmobiliaria debes pensar primero en la ubicación y en segundo lugar en la propiedad en sí. Puede parecer al revés, pero recuerda que la propiedad “correcta” en la ubicación incorrecta posiblemente no sea esa ‘propiedad correcta’. Una impresionante casa de vacaciones no tendrá mucha suerte con los turistas si se encuentra en un lugar que la gente no suele visitar muy a menudo.

2. Ten en cuenta la regla del 1%: Al calcular el rendimiento esperado de una propiedad, casi siempre será una buena idea cumplir con la regla del 1%. La regla del 1% es un término de inversión inmobiliaria que los inversores utilizan para determinar si vale la pena hacer una compra en particular. Según la regla, cada mes se debe configurar para que ingrese no menos del 1% del precio que se pagó, incluido el precio de compra y el dinero adicional que ingresó, como reparaciones o renovaciones.

3. Arreglos, reformas y gastos variables de la inversión: Una propiedad de inversión no es una compra única. Hay gastos inherentes al mantenimiento de cualquier propiedad que deben realizarse, tanto fijos como variables, para que la inversión sea rentable. Y aunque no siempre es posible anticipar estos gastos con total precisión, es necesario presupuestar adecuadamente y asegurarse de no terminar en números rojos.

4. Administración de la Propiedad: Algunos inversores inmobiliarios optan por interactuar directamente con sus inquilinos sirviendo como propietarios o supervisando personalmente las operaciones cotidianas, mientras que otros pagan a una empresa de asesoría inmobiliaria para que haga ese tipo de trabajo por ellos. Tu propia participación en el proceso de mantenimiento de la inversión depende de qué tan involucrado quieras estar y si deseas agregar el costo de un servicio profesional de administración de propiedades.

5. Conoce todos los riesgos: Al igual que con todas las cosas en el sector inmobiliario, comprar una propiedad de inversión no está exento de riesgos. Y es crucial que se conozcan todos los riesgos que trae consigo la inversión inmobiliaria. Es posible que no tener el interés de alquiler que se anticipa y además se púeden estar pagando reparaciones costosas. Los impuestos a la propiedad pueden subir, puesto que la economía de mercado local es cambiante. Por último, puedes llegar a tener malos inquilinos, lo que resulta en costos de reparación o incluso costos de desalojo, si es el caso.

Comentarios (0)