No hay comentarios

Mitos frecuentes sobre inversión en bienes raíces

Entre todas las diversas opciones de inversión disponibles, los compradores de bienes raíces tienden a apegarse emocionalmente a los bienes que adquieren. Por esta razón, las personas racionalizan sus decisiones emocionales de inversión teniendo en cuenta muchos mitos sobre la inversión inmobiliaria.

Para no enredarse en aspectos emocionales y tomar decisiones financieramente sólidas, es imperativo reconocer y eliminar oportunamente todos estos mitos sobre las inversiones inmobiliarias. En consecuencia, nos tomamos el tiempo de enumerar algunos de los mitos más frecuentes sobre inversión inmobiliaria para así poder desacreditarlos y ayudar al comprador final a tomar una decisión clara y bien fundamentada.

Mito No. 1: La tierra es limitada.

Este es uno de lo mitos más comunes difundidos y propagados por los vendedores de bienes raíces y otros inversionistas inmobiliarios. Cuando se difunde este rumor se hace para favorecer el alza de precios de los bienes raíces disponibles, puesto que cuando hay escasez de tierra los precios se suben drásticamente. Es cierto que hay una cantidad limitada de tierra en el mundo. Sin embargo, el desarrollo tecnológico está permitiendo hacer un uso más eficiente de esta tierra. Se han realizado estudios en esta área y sus conclusiones indican que incluso si la población del mundo aumentara cuatro veces, todavía habría una cantidad abundante de tierra para que todos los humanos pudieran sobrevivir y prosperar.

Mito No. 2: Los precios de la tierra siempre suben de valor.

Esta lógica prevalece en gran medida en las economías en desarrollo que han sido testigos de un auge sin precedentes en el sector inmobiliario en la última década. El precio de la tierra en estas economías ha aumentado 10 veces en las últimas dos décadas. Como resultado, las personas en estos países han llegado a creer que el precio de la tierra siempre aumenta, es decir, los bienes raíces siempre aumentan de valor. Por lo tanto, la afirmación ‘los precios de la tierra siempre se aprecian en valor’ es una declaración mítica. Los precios de la tierra están relacionados con muchos factores, uno de los cuales es el bienestar de una economía en general.

Mito No. 3: Comprar es mejor que alquilar.

No hay duda que los compradores de propiedades en todo el mundo tienen conexiones emocionales con los bienes inmuebles que compran. La compra de bienes inmuebles se considera para una persona como una actividad adulta y responsable. Esta decisión no tiene respaldo financiero y se basa en el pensamiento de que tener una propiedad a su nombre de alguna manera lo hace económicamente más seguro. Sin embargo, si consideramos los aspectos financieros, esto claramente no es cierto. Hay algunas situaciones en las que comprar es claramente la mejor idea, mientras que hay otras situaciones en las que alquilar es la mejor decisión. Por lo tanto, lo ideal depende de cada caso.

Mito No. 4: El rendimiento pasado predice el rendimiento futuro.

Existe una tendencia común entre los inversionistas inmobiliarios esperanzados a extrapolar las tendencias que estuvieron presentes en el mercado inmobiliario en el pasado y crear un escenario futuro extremadamente optimista. Sin embargo, uno debe entender que el mundo ha experimentado un cambio fundamental en las últimas décadas. Los acuerdos comerciales como la subcontratación, el libre comercio y las inversiones transfronterizas por parte de las multinacionales han creado un auge sin precedentes en las economías emergentes. Aparentemente, el futuro no encierra ninguna revolución de este tipo. En caso de que ninguna revolución económica inesperada cambie fundamentalmente el paradigma económico, es muy poco probable que el desempeño de los últimos años se repita en los años futuros.

Comentarios (0)